Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Like/Tweet/+1
Últimos temas
» olvidando lo mas importante
Jue Sep 24, 2015 6:31 pm por sasket17

» Bebe mi sangre
Sáb Dic 07, 2013 4:40 am por kirie-chan

» Mercy Rain (AU) Shu x Yuki, Tatsuha x (?)
Vie Nov 22, 2013 6:26 pm por kozzha

» Hola, soy kozzha.
Vie Nov 22, 2013 6:22 pm por kozzha

» Nueva administración
Jue Sep 12, 2013 9:04 pm por kanae_chan

» MALAS DECISIONES
Jue Sep 12, 2013 8:12 pm por maria24

» MALAS DECISIONES
Jue Sep 12, 2013 8:05 pm por maria24

» MALAS DECISIONES
Jue Sep 12, 2013 7:53 pm por maria24

» MALAS DECISIONES
Jue Sep 12, 2013 7:41 pm por maria24

Los posteadores más activos de la semana

Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario


olvidando lo mas importante

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: olvidando lo mas importante

Mensaje por sasket17 el Jue Sep 24, 2015 6:31 pm

Se acabo :/

sasket17

Mensajes : 391
Escritos : 2
Fecha de inscripción : 05/09/2011
Edad : 24
Localización : Colombia
Tipo de Usuario :
  • Lector
  • Escritor

Un poco sobre mi
Otros Nick:
Fandom:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: olvidando lo mas importante

Mensaje por crozeRRia el Vie Dic 20, 2013 6:29 pm

la verdad no se como subir mis fics aqui n_nU y ni tengo idea si alguien lo ve o no??? -_-U enserio soy un desastre!!!  :'<

....

:3 veamos si tengo suerte!!! Very Happy

.
.
.
.
.
.

-hijo, lo lamento tu sabes cómo es el, ya se le pasara – tratando de reanimarlo, el menor no contesto solo se puso de pie y se dirigió hacia la habitación en donde se encontraba Shinobu




TOC TOC TOC …..




-mama, puedo pasar?... – pregunto a través de la puerta, no recibió respuesta alguna, tomo una gran bocanada de aire y volvió a tocar



-está bien, pasa… - dijo al fin



Al escuchar esto entro y cerró la puerta tras de sí, camino unos tres pasos y se detuvo, y así esperar la respuesta de su madre, Shinobu pudo sentir la insistente mirada de su hijo que se estaba tornando incomoda no por el hecho de que lo mirase con rabia sino como él lo sabía hacer para así que el aceptara todo lo que quería


-aaah – soltó un gran suspiro – nunca te rendirás, verdad?, está bien, está bien iré pero ya déjame de ver así quieres? –



-jeje sí!, gracias mama… - fue lo que dijo para después acercársele y abrazarle



-si…si solo no me dejes a solas con el desquiciado de su madre, de acuerdo? – no le respondió solo se quedó así recostado en sus piernas


-oye ya no eres un niño, pesas… - pero era tarde Yukina ya se había quedado dormido, al verlo así Shinobu sonrió con ternura, ver a su hijo comportándose de esa manera le recordaba de cuando era un niño



-oh vaya, vaya se quedó dormido? – hablo mientras ingresaba al cuarto –….jump es un consentido – decía mientras le acariciaba sus cabellos



-si así es… - imitando la acción del pelinegro





….







-hiro-san por favor hablemos – suplico al ver al castaño salir del baño – por favor…. – pero lo mismo de siempre Hiroki no le respondía



-…ya déjalo papa, no quiero que se enfade conmigo – hablo desde el sillón más calmado – además sé muy bien que madre está muy ocupado con su trabajo – mencionaba con tristeza y pequeñas lágrimas en sus grandes ojos, Hiroki al escuchar los sollozos de su hijo, salió de su habitación pasando de largo a Nowaki, quien al verlo se sorprendió por lo rápido que iba, se sentó a la par de él y tomo una gran bocanada de aire, al momento que se le quedaba viendo



-si digo que sí, dejaras de llorar Shouta – menciono con culpa al hacerlo llorar, verlo así era uno de sus puntos débiles



-mama… - sorprendido por el repentino cambio del castaño – si…SI!! – abrazándolo – gracias mama, gracias – decía una y otra vez el pelinegro, Nowaki solo se quedó viendo con una sonrisa, Hiroki podía llegar hacer muy terco, a el muchas veces le había tocado dormir en el sofá o en el piso debido a eso, pero solo su hijo podía hacerlo cambiar de opinión en solo segundos, se podía decir que era cosas de madres




-solo una cosa…no se atrevan a dejarme solo con el inmaduro de su madre, oíste Shouta – moderando su voz, el pelinegro solo asintió en su misma posición



Amaneció y en su habitación el pequeño Kisa tenía un mal presentimiento sobre lo que pasaría ese día, su pecho le dolía mucho, se preocupó de que fuera algo grave pero como llevaba una vida sana, debido a los cuidados de sus ambos padres, no le dio importancia al mal presagio que se avecinaba hacia él. Aquel sueño que había tenido lo había olvidado pero se sentía extraño tan solo pensarlo



El gran día esperado se hizo presente para alegría de ambos jóvenes y sus padres, bueno dos de ellos, mientras que los otros dos deseaban que la tierra se los tragara, se reunieron en la casa de los Yukina




DING DONG….DING DONG



-yo iré!… - yendo corriendo a abrir, ah Miyagi ver así a su hijo así le daba gracia, podía ver su alegría en toda su cara, al abrir la puerta lo primero que vio fue al pequeño pelinegro viendo como sus padres peleaban por cosas triviales y el trataba de calmarlos, los tres sin saber que ojos ajenos los estaban observando siguieron en su pequeña discusión

-te dije que no lo encontré –


-eh? En serio pero de seguro debe estar ahí, buscaste bien, hiro-san? –


-por séptima vez que sí!! –



-estas seguro?... – aquello le hizo perder la paciencia



-aaah… - fue lo único que pudo decir el hijo de los Yukina, Shouta al percatarse que la puerta del departamento estaba abierta interrumpió


-mama, papa!! – alzando un poco la voz para que esta vez lo escuchara



-eh!? – dijeron al unioso y avergonzarse por lo que habían hablado, Nowaki saludo primero para que su esposo pudiera respirar



-buenos días, Kou-kun – extendiéndole la mano



-buenos días Nowaki-sama – imitando el gesto



-sama?...jaja no seas tan formal conmigo – acercándose mas a su oído menciono en susurros – a mí no es el que tienes que impresionar, o si? – soltando la mano del joven para así saludar a los padres de este




-buenos días, gracias por venir Hiroki-sama – el castaño solo se le quedo viendo sin mostrar ningún gesto, su hijo solo sonrió resignado su madre no cambiaría por nada, Yukina se estaba poniendo nervioso por la inexpresiva mirada del castaño
-buenos días, Yukina – dijo para romper el hielo, con un leve sonrojo



-Kisa-san!? – hasta el momento se había olvidado de el – buenos días, como amaneciste? – mientras le dedicaba una sonrisa, cosa que hizo sonrojar más al pelinegro pero aquella atmosfera fue interrumpida



-llevan tiempo saliendo y se siguen llamando por sus apellidos? – hablo la madre Shouta, ambos jóvenes no sabían que decir




-hiro-san… - menciono por lo bajo Nowaki



-los esperare abajo… - sin más se fue de ahí, hasta el mismo se había arrepentido por lo que había dicho, a veces no podía evitar ser muy directo



-jump, que mal educado, acaso no va a saludar… - hablo Shinobu ofendido



-mama… - dijo su hijo



-lo lamento mucho Shinobu-san, mi madre está algo cansado por el trabajo… - hablo el pequeño pelinegro – por favor discúlpelo... – rogo



-no te culpo Shouta-kun, solo lamento que tengas a alguien así como madre – dijo sin más sorprendiendo mucho a todos, Kisa para no preocupar a nadie solo sonrió apenado pero por dentro le había herido mucho el comentario del rubio



-MAMA!! – reprocho por lo dicho, para no complicar más las cosas, Miyagi hablo



-bueno que les parece si nos vamos ya!!, el dueño de la casa debe estar esperándonos, no lo hagamos enojar, por nuestra demora – al escuchar esto se dirigieron hacia el estacionamiento, encontrándose con el castaño recostado en un muro, la camioneta que poseía la familia Yukina era muy amplia y cómoda pero a pesar de eso se podía sentir la tensión, los minutos se hacían pasar por horas, haciendo incomodo el viaje, al fin llegaron para suerte de todos ya que parecía que estuviera a punto de estallar el auto, el primero en bajar fue Miyagi seguido por Shinobu, para que luego bajaran Nowaki y Hiroki por ultimo bajo Yukina ayudando a bajar al pelinegro



-con que aquí es…que grande y… – dijo Miyagi


- descuidada… - completando la frase de su esposo pero el comentario que dijo nadie lo tomo en cuenta


-está mucho mejor de lo que me imagine, con un poco de limpieza quedara como nueva – tomo la palabra el joven de cabellos castaños



-pretendes que mi hijo limpie todo esto? – pregunto Hiroki serio



-ah!! No claro que no lo haríamos juntos….y si es mucho trabajo para ambos contrataríamos a alguien para que nos ayuden – era verdad la mirada de la madre de Shouta daba más miedo que la de su madre, aun no podía entender como su pequeño koi podía ignorar ese pequeño detalle de su mama, ya que cada vez que hablaba de su madre decía que era la persona más amable de todo el mundo, podría jurar que ese carácter lo había sacado su padre




El hijo de los Kisa al ver la casa, su corazón empezó a latir más rápido pero algo le asusto más sintió una enorme nostalgia al estar ahí, algo dentro de él le decía que se fuera de ahí antes de que fuera demasiado tarde y antes de que pudiera hacer algo, pudo ver que alguien se les acercaba




-ahí viene alguien… - menciono con pesadez en sus palabras, captando la atención de todos, era cierto un joven con uniforme se acercaba y con una linda sonrisa hablo



-muy buenos días, ustedes deben ser los que vienen a ver la casa, verdad? –



-así es… yo soy Yukina Kou, ellos son mis padres – señalando a Shinobu y a Miyagi – y ellos son los Kisa – presento educadamente a todos los presente




El joven castaño se quedó en silencio observando a todos los presentes pero al toparse con el pequeño pelinegro se sorprendió mucho y con disimulo prosiguió



-mucho gusto a todos, mi nombre es Takahashi Misaki, es un gusto conocerlos, si quieren pueden estacionar su automóvil en nuestro garaje – ofreció amablemente, al escuchar esto Miyagi agradeció el gesto del pequeño y se dispuso a hacer lo dicho, no sin antes advertirle a Shinobu que se comportara en su ausencia




-bueno les ofreceré algo de beber, deben estar sedientos acompáñenme por favor, después mi amo les mostrara el lugar – menciono el pequeño castaño mientras se dirigía hacia la puerta, los demás siguieron en silencio a Misaki y al entrar vieron que lo que habían visto a fuera no acreditaba lo de adentro todo era cuidadosamente decorado, se veía la elegancia del lugar, todos se encontraban en la sala de estar los muebles parecían una antigüedad pero eran muy cómodos, Miyagi llego haciéndoles compañía y a los pocos minutos Misaki apareció con una bandeja llena de vasos con té helado, se podía ver lo refinado y educado que era por su forma de servir




- y dinos Takahashi-kun, cuanto haces que trabajas aquí? – pregunto Miyagi, el castaño no respondió hasta entregarles a cada uno su bebida




-…yo diría, por mucho tiempo – menciono al terminar de entregar el ultimo vaso que era para el pelinegro que al recibirlo pudo darse cuenta que el ojiverde lo veía con tristeza




-Misaki…Misaki, donde estás?... – se escuchó pasos de alguien que bajaba de las escaleras, por su voz sacaron que era alguien importante y así hizo su aparición el desconocido en traje causando a todos sin habla por su apariencia, el recién llegado saludo y se presento




-disculpen mi descortesía – mientras hacia una reverencia como señal de disculpa – yo soy Usami Akihiko…y soy el tutor del dueño de la casa – Usami se quedó en silencio al ver algo que no acreditaba, su mirada se hizo más seria, Misaki supo de inmediato del porque y trato de cambiar el tema




-Usami-san, te presento a los Kisa y los Yukina, ellos son los que vinieron a ver la casa – Akihiko intercambio miradas con el castaño y siguió como si nada




- ya veo, espero que lo que vean sea de su agrado – prosiguió Usami con educación



-si me lo permiten preguntar, porque el dueño de la casa quiere venderla en perfecto estado – hablo Yukina


-a bueno, porqu… - trato de responderle Misaki pero fue interrumpido


-porque yo ya no quiero estar en esta casa…. – se quedó observando a alguien en especial pero siguió hablando – digamos que me gustaría terminar con esta triste historia de amor – decía viendo casualmente a Kisa, y acercándose a sus “invitados”, Misaki y Akihiko se hicieron a un lado y uno junto al otro hicieron una reverencia como símbolo de respeto, el joven al ver esto sonrió y hablo – basta chicos saben que no es necesario que hagan eso –



-aunque usted lo diga, no podemos amo – respondió Misaki


-y usted es?... – hablo Shinobu


-ah!! Pero que olvidadizo que soy, lamento mi comportamiento pero es que no he tenido invitados desde hace mucho tiempo….mi nombre es Hayame Hikaru, es un gusto – sonriendo y viendo de reojo a Kisa, Akihiko y Misaki veían todo desde donde estaban y ambos sabían que lo peor aún no empezaba
avatar
crozeRRia

Mensajes : 2
Escritos : 4
Fecha de inscripción : 10/04/2013
Tipo de Usuario :
  • Lector
  • Escritor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: olvidando lo mas importante

Mensaje por ¤☼¢-•Syo•-¢☼¤ el Dom Abr 21, 2013 6:23 pm

Que bonito!!!!!!! lo amo TT^TT
avatar
¤☼¢-•Syo•-¢☼¤

Mensajes : 5
Escritos : 9
Fecha de inscripción : 21/04/2013
Edad : 18
Localización : En algún Lugar -3-
Tipo de Usuario :
  • Lector
  • Escritor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

olvidando lo mas importante

Mensaje por crozeRRia el Miér Abr 10, 2013 4:57 am

La música acompasaba sus movimientos, los violines y el piano se unían y guiaban un ritmo muy apasionado, todo el mundo se divertía en el cumple años del dueño de la casa y único heredero de los hayama, a sus 23 años y aun soltero, apuesto, educado pero sobre todo amable, todas las mujeres del pueblo de todas las clases sociales querían desposarlo, pero el joven poseedor de gran cabellera castaña y ojos verdes ya tenía a alguien en su corazón el cual le pertenecía solo a esta persona, aquella que había cautivado su corazón con sus sonrisas y alentadoras palabras, aquel que no lo juzgaba mal y no lo trataba como alguien superior ni nada sino como su igual. Había estado siempre con él en las buenas en las malas y que además de todo era su mejor amigo, aquellas cosas insignificantes para el resto de los demás para él no lo eran, no sabía cómo ni cuándo se había enamorado de él pero algo si era seguro no lo tendría fácil ya que casi de todas las personas del pueblo también querían desposarlo, pero ese no un problema para él ya que aquel dueño de su corazón, sonrisas y esperanzas, correspondía a sus sentimientos, pero no todo es perfecto en una historia de amor, debido a que ambas familias eran enemigas por causas desconocidas para ambos y eso se volvía un problema ya que ambos estaban en edad de casarse y como ninguno de los dos aceptaba a los buenos pretendientes que sus padres les presentaban, era algo más para que sumara presión en ellos, pero cuando se veían todo eso no importaba, era como si la presencia del otro borrara todos esos temores y que al fin llegaría el día en que ambos estarían juntos por siempre aun si eso significaba el odio de sus padres, nada de eso importaba si estaban juntos.



Todo el mundo estaba presente para celebrar su cumpleaños 23, el joven hayama hikaru, llevaba un elegante traje que mostraba su elegancia y madurez, sus botas tan negras, su castaño cabello sujetado por un lazo azul noche haciendo juego con su traje y mascara, a pedido del cumpleañero era una fiesta de disfraces, sus padres sin sospechar nada aceptaron el pequeño capricho de su hijo, sin saber la verdadera razón, puesto que como la familia de su amado y la suya se odiaban a muerte, era obvio que si lo vieran entrar su a carruaje en la entrada armaría un gran alboroto, he ahí la pequeña treta para así poder estar con su amado en el día de su cumpleaños en paz los dos.




La noche se hacía más densa y fría y no había rastros de su amado por ningún lado lo que hizo impacientar a hikaru el gran reloj de la sala principal marcaba las doce y nada, aquello preocupo y hizo memoria del ultimo día que se vieron





FLASH BACK




-…hikaru – menciono con voz cansada – ya es tarde tus padres se preocuparan si llegas tarde otra vez – lo único que recibió como respuesta fue un apasionado beso que fue correspondido al instante, separándose por falta de aire


-…ya no me quieres aquí – menciono con un puchero que aun a su edad se lo hacía ver tierno




-sabes que eso jamás pasara hikaru…y-o…yo te amo – dijo desviando la mirada muy nervioso que reflejado por la luz de la luna lo hacía verse más hermoso





-eres muy lindo, yo también te amo…-respondió con un leve sonrojo – vamos déjame quedarme un rato más…– rogo mientras jugaba con una de sus largas y suaves piernas, provocando ligeros gemidos por las intensas caricias





-…p-pero – se le hacia difícil hablar con aquellas caricias, pero aquella mirada de su amado le transmitió que no había nada que temer – está bien….pero luego te tendrás que irte hikaru – menciono con un dejo de tristeza, lo cual no pasó desapercibido por el castaño



-por favor no te pongas así… – rogo con la misma tristeza



-e-…Estoy bien, de que hablas, hikaru – mientras escondía su rostro pero hikaru lo tomo del mentón para plantarle un beso y que lo viera a los ojos



-sé que es difícil… – juntando sus manos cada vez más – y en nuestra posición aún más pero te lo ruego ten paciencia…confía en mi por favor y no aceptes a ninguno hasta que yo cumpla 23…así podremos irnos de este pueblo y te prometo que solo seremos tú y yo – dijo hikaru muy seguro de sus palabras



-…hikaru – fue lo único que pudo decir antes de que se pusiera a llorar, esto hizo preocupar al castaño pensando lo peor , pero no pudo pensar más ya que su adoración lo estaba besando con mucha ternura para luego abrazarlo con todas sus fuerzas – como haces para tenerte tanta confianza eh hikaru, dime – el castaño correspondiendo el abrazo se acomodó colocándose el debajo y lo posicionaba en su pecho, se podía sentir los latidos de su corazón, y tomándole por el rostro y viéndole a los ojos le dijo





-porque por ti soy capaz de todo… – dijo después le dio un beso en su blanca y fina frente y así durmieron, una vez más se habían entregado como signo de que solo se pertenecían y ambas pieles tan tersas como la seda se cubrían por una fina manta que cubrían sus cuerpos desnudos y solo la luz de luna podía ver el gran profundo amor que se tenían ambos corazones



-hikaru…vamos despierta hikaru – mecía una y otra vez para que despertara, cuando por fin lo consiguió el castaño se levanto perezosamente de la cama, causando un gran sonrojo al pelinegro a causa de su desnudes



-uhm?…que sucede – preguntándose de su repentino nerviosismo



-estas desanudo…v-vístete – mencionaba apenas, lo que causo gracia al castaño




-pero… – mientras lo abrazaba – no es la primera vez que me ves desnudo, o si? – susurro en su oreja, el pelinegro no contesto solo aumento más su sonrojo aunque fue más que suficiente para el castaño, se separó de él y se dedicó a vestirse rápido, se había quedado más de lo esperado y de seguro sus padres estarían preocupados, se puso su saco dando por ultima prenda que faltaba, cuando por fin se iba ir, vio cómo su amado estaba sentado en el filo de la cama cubierto por la sabana y con mirada triste con dirección a la nada, esto estrujo el corazón del castaño y no dudo dos veces en acercársele, cuando estuvo lo suficientemente cerca se hinco hasta su altura y beso su fina frente para luego besarle los labios que fue correspondido, hikaru pudo sentir que su pequeño estaba llorando, estaba más sensible de lo normal, termino el beso lo abrazo y después de unos minutos lo deshizo, aunque fuera difícil dejarlo así no quería causarle más problemas, le dedico una sonrisa y se dirigió a la terraza de la habitación, abrió la fina y muy buen decorado de la puerta se subió al balcón, se agarró de unas yerbas, mientras se aseguraba que no se rompieran con su peso, algo lo tomo por la espalda




-hikaru… – hizo una pausa para tomarlo más fuerte – Feliz Cumpleaños – hikaru se volteo y a tiempo record lo abrazo
-no olvides ir a mi fiesta…de acuerdo? – sin soltar el abrazo



-no lo hare…pero como sabré quien eres tú? –



-es verdad…yo llevare una máscara azul oscuro lo demás hace juego – menciono con simpleza


-de acuerdo, lo recordare, yo lo tendré blanca, ya que es color común pasare desapercibido –



-jump está bien, te estaré esperando – dejo deshaciendo el abrazo



-te amo hikaru –


- y yo a ti -



FIN DEL FLASH BACK





Tras recordar aquello lo lleno de felicidad no había por que preocuparse, el jamás le había fallado antes y no lo haría ahora, al menos él se lo esperanzaba con cada segundo que pasaba, la fiesta ya estaba por terminar y apenas había tocado la pista de baile y no era que nadie quisiera bailar con él es solo que él, estaba triste la única razón por la que había hecho aquella fiesta era para poder estar cerca de su amado, la fiesta termino con el agradecimiento del cumpleañero a todos los que habían asistido a su fiesta, después de ellos se retiró sin decir nada más a su alcoba, paso por todos los pasadizos con tristeza en sus ojos que quien se lo topara podía darse cuenta, llego a la puerta de su alcoba tiro su ropa por todo el piso cuando común él lo hacía cuando estaba molesto quedándose con ropa interior, para luego meterse a la cama, y así paso el tiempo recostado y preguntándose por que la ausencia de su amado, pero no sus pensamientos fueron interrumpidos por unos leves toques en su puerta pero no le importó en absoluto y siguió en su misma posición, y esperar a que lo dejaran en paz pero sus ruegos internos no dieron frutos ya que aquellos toques no cesaron




-pase… – más que permiso fue resignación, tras recibir el mandato entro su sirviente de confianza y su tutor con una mezcla de preocupación y tristeza esto hizo que se asustara un poco, al cerrar la puerta pregunto




-que sucede?...pasa algo? – se empezaba asustar más y mas





-joven ha pasado algo terrible – menciono entre sollozos sabiendo todo lo relacionado con el amor imposible del joven hayama con la familia toshiniza




-…



-el j-joven toshiniza…ah…sniff sniff fallecido – dijo el castaño sollozando, sin contar que hikaru se levantó y dirigió hacia el con furia en su mirada, para luego tomarlo por los brazos y samaquearlo de un lado a otro



-QUE DIJISTE?, QUE DEMONIOS HAS DICHO TAKAHASHI!?? – esperanzado de que había escuchado mal pero algo o mejor dicho alguien lo separo de su sirviente



-contrólate hikaru – poniéndose en el medio de ambos –...estas bien misaki? – asintió



-usami-san…sniff sniff…eso no es VERDAD, MIENTEN!! – alzo la voz lastimándose así la garganta



-dime, cuando nosotros te hemos mentido, hikaru – ante esta pregunta el joven hayama no pudo mantener la severa mirada de su tutor y salió corriendo de ahí no antes sin ponerse su bata



-misaki…ya deja de llorar quieres? Por favor – decía mientras limpiaba sus lágrimas y le besaba la frente



-pero…sinff… sniff, pero –



-no te preocupes él tenía que saberlo, cuando este más calmado vendrá a nosotros –misaki no contesto solo se abrazó de usami



El joven hayama iba corriendo por toda la casa hasta llegar hasta el estudio de su padre y antes de poder abrirla, escucho decir a su padre entre carcajadas de la desgracia de los toshiniza de como su hijo había muerto y de que se lo merecían por ser como eran, aquello izo hervir su sangre hasta mas no poder




-jajaja…se lo merecen los sirvientes deben seguir siendo sirvientes, no importa si progresaron económicamente –



-es verdad jajaja pero eso ya no importa esa familia no durara más aquí, después de que su bastardo hijo murió se irán de aquí y volveremos hacer los más poderosos de este pueblo jajaja –



-jaja tienes razón jaja ¿?... – algo le llamo la atención, se dirigió hacia la puerta y al abrirla no encontró nada



-que sucede, cariño? – pregunto sirviéndose otra gran copa de vino



-nada, no es nada, oye déjame beber un poco a mí –


Hikaru no podía escuchar más tenía que verlo, ver que era una gran y cruel mentira que le decían, el no podía estar muerto no podía, él siempre se veía saludable no puede morir así de fácil, tenía que descubrir la verdad, al llegar a su casa vio a mucha gente vestida de negro eso hizo que el corazón se le acelerara, como pudo se escabullo por la puerta de la servidumbre y se colocó un uniforme, sin que nadie sospechara subió hasta su alcoba, antes de abrirla se imaginaba a su pequeño sentado en su cama, tomo una gran bocanada de aire y vio que su habitación estaba diferente su escritorio, cama, muebles, estantes, estaban cubiertos por finas sábanas blancas, se adentro mas y mas a la habitación, cerrando de tras de si la puerta, sin darse cuenta había empezado a llorar, se dirigió a la cama donde en muchas oportunidades se habían entregado, levanto la tela blanca que la cubría y se recostó, cerro los ojos, aspirando su aroma al abrirlos se imagino a su amado durmiendo apaciblemente a la par de él, mas lagrimas empezaron a caer, se puso de pie y empezó a recordar todo lo que habia pasado, hasta ahora, se sentía como si hubiera estado toda una eternidad pero apenas habían pasado unas cuantas horas, no quería irse eso lo tenia bien claro, pero tenia que irse y pronto no debía tener problemas por entrar a casa ajena, antes de que se fuera vio algo que sobresalía de uno de los lados de la cama, al acercarse pudo observar que era una carta, pero al leerla vio en su interior.





TE INVITAMOS A CELEBRAR LA FIESTA DEL COMPROMISO




ENTRE:





KANASUGI KENJI



Y



TOSHINIZA SHOTA





No pudo más tenía que salir de ahí, al bajar sintió la penumbra del lugar, fue detenido por uno de los sirvientes y le había mandado a que le sirviera un poco más de vino a los invitados, como se lo dijeron lo hizo, servirles no fue difícil debido que misaki le había enseñado como, eso sirvió para distraerlo un poco, al llegar a sus padres, no sabia que sentía por ellos, odio, rencor, era muy confuso para asimilarlo todo de una vez




-no…sniff…puedo creer…- apenas audible – p-porque mi pequeño hijo hizo esto – aquello que la señora toshiniza dijo le llamo la atención que se mantuvo cerca



-ya basta querida solo te estas lastimando a ti misma – trato de consolarla su esposo que estaba también afectado por la repentina muerte de su hijo




-NO!! sinff sniff sniff…le dimos todo, amor…TODO!! PORQUE!!?? PORQUE HIZO ESTO NO LO ENTIENDO – lloraba sin consuelo la mujer todos los presentes no podían hacer nada más que callar y escuchar



-no lo se…pero ya deja de beber estas alterándote – menciono tomando su copa media vacía



-NO!! ESTO ES TU CULPA – hizo una pausa para ver su reacción, al verlo confundido prosiguió – SI NO LO HUBIERAS COMPROMETIDO SIN SU CONSENTIMIENTO, EL SEGUIRIA CON VIDA!!...SABIAS QUE EL NO QUERIA CASARSE, TE ROGO, TE SUPLICO, LLORO PARA QUE DESICIERAS EL COMPROMISO –


-…yo –



-TE DIJO LA RAZON…EL ESTABA ENAMORADO DEL HIJO DE LOS HAYAMA!! –al decir eso hikaru casi pierde el equilibrio


-YO SIEMPRE VEIA TRISTEZA EN SUS OJOS, PERO TU NO….AL SABER LA RAZON LO COMPRENDI Y LO HUBIERA APOYADO EN TODO CON TAL DE QUE FUERA FELIZ sinff sniff…pero que paso ah! Es verdad tu lo golpeaste, le dijiste muchas cosas horribles sniff..sniff – trato de acercársele pero ella se alejó – No te atrevas a tocarme OISTE!! NO TE ATREVAS A VOLVER A TOCARME…sinff sniff – cayo arrodillada –perdóname hijo no te apoye…perdóname – decía con dolor lastimero, hikaru estaba en Shock que apenas seguía la conversación, dejo la bandeja a un lado y ayudo a la señora de la casa a levantarse y antes de que pudiera quejarse la mujer vio el rostro de aquel joven que la estaba ayudando y lo reconoció, fue así que se dejo llevar, al estar en su habitación de la mujer la ayudo a recostarse, al terminar de cubrirla, se dirigía hacia la salida.



-no pensé que serias muy valiente joven hayama – dijo mas calmada que hace unos momentos, no recibió una respuesta inmediata



-mi nombre es hikaru – respondió en su misma posición


- si, lo se, lamento que hayas presenciado todo eso –



-es verdad? – fue lo único que se limito a decir



-eh?...jump claro que es verdad, todo absolutamente todo – la mujer pudo ver como el castaño agachaba su cabeza mientras finas lagrimas caían de su rostro sin poder controlarlas, al ver esto la mujer se conmovió ya que pudo ver que los sentimientos de su hijo eran correspondidos, se levanto lo mas rápido que pudo y lo abrazo maternalmente


-y-yo..sniff..sniff...Estoy b-bien – tratando de sonar tranquilo




-shuuu…no temas desahógate, para ti debe ser terrible – hikaru correspondió al abrazo no era que confiara en ella pero en esos momentos necesitaba sacarse todo ese dolor




-en verdad lo lamento hikaru…no me di cuenta y mis acciones obligaban a mi hijo y a ti ocultarlo, debí abrir los ojos y ver la realidad…yo en verdad espero que puedas perdonarme hikaru – esto sorprendió de sobre manera a hikaru pero no dijo nada solo se quedaron así por unos momentos que para ambos fue realmente necesario, ayudo de nuevo a la señora a recostarse y antes de poder marcharse.





-sigue tu vida hikaru – eso fue sorpresivo para el joven hayama



-a mi hijo no le hubiese gustado verte sufrir por eso en su memoria sigue tu vida –se quedaron en silencio solo viéndose a los ojos de los cuales le recordaban a su amado




-me temo que no podre…no sin él – y sin más se marchó dejando a la mujer sola lamentándose ahora no solo de la muerte de su hijo sino también de la decisión que había tomado hikaru



En el trayecto a su casa vio que algunos de sus sirvientes estaban afuera, lo cual le extraño mucho su padre no permitía que los empleados descansaran por nada, pero no dijo nada y se aproximó hasta ese lugar, al estar lo más cerca posible pudo escuchar que lo llamaban


-hikaru… – llamaron desde atrás, al voltear vio que se trataba de misaki y su tutor, al llegar ambos donde él estaba – donde estabas hikaru, estábamos preocupados, creíamos que te encontrabas adentro – menciono misaki preocupado – donde están mis padres? misaki – fue lo único que dijo lo cual para su sorpresa pusieron una mueca desconocida para él, nunca antes vista

-hikaru…tus padres – trato de decir misaki con algo de miedo ya que la última vez que lo vieron se alteró a tal grado de que lo agrediera pero fue interrumpido por usami



-primero debes saber que la cocina tenía una fuga y acabo dando con la chimenea donde estaban tus padres y bueno…debido a que estaba prendida cuando encendieron la estufa exploto y no quedo mucho de ellos – dijo usami esperando una respuesta por parte de hikaru, pero lo único que recibió fue que él se aproximó hacia donde ellos estaban y los abrazo con todos sus fuerzas, no le importó mucho la muerte de sus padres, esas lagrimas no eran para ellos era por su amor perdido, y por qué lo único importante en su casa estaban con vida, aunque usami y misaki fueran sus subordinados eran como sus padres y si algo les hubiera pasado a ellos estaría devastado.



Los días pasaron pudieron arreglar la fuga y reconstruido la casa, había velado los restos de sus padres, el joven hayama creyó que estaría en paz unos días pero no fue así a los pocos días se enteró que la señora toshiniza se había suicidado y que su marido se había mudado trato de seguir con su vida pero todo era gris para el, sin brillo, sin vida, así paso tres meses, largos y una mañana en el desayuno uno de sus sirvientes le comento que el señor de los toshiniza había fallecido de un paro cardiaco, al parecer se entregó al alcohol, paso un mes más y la casa parecía un cementerio debido a que hikaru había despedido a todos los sirvientes de la casa menos a misaki y usami, ellos dos día tras día hacían hasta lo imposible por que el joven hayama saliera de su habitación pero siempre era la misma respuesta, y resignados lo dejaban solo.



Un día amaneció todo gris y no paraba de llover cuando misaki fue a dejarle su desayuno no lo encontró en su alcoba, creyendo que estuviera en el baño lo espero, pero nada, decidió ir a buscarlo y usami se unió en la búsqueda, pasaban los minutos que se hacían eternos y cada vez más su preocupación aumentaba, cuando estaban a punto de rendirse, recordaron el último lugar que no habían revisado el invernadero, fueron corriendo hacia ese lugar, no les importo la lluvia tenían que encontrarlo, al abrir la puerta sus miradas se llenaron de horror, el joven hayama hikaru aquel joven que lo tenía todo belleza, amor, dinero, y lo perdió poco a poco estaba ahí colgado del cuello de su cinturón en medio del lugar, el cuerpo inerte del joven hikaru ya se hallaba sin vida, lo único que se escuchó fueron lamentos, gritos combinados con llanto, de las dos personas que estaban y estarían para él.





PRESENTE


Olvidando lo más importante




(Yukina Kou x Shouta Kisa)





El día era agradable, un día perfecto para estar en el parque cálido y las avecillas cantaban armoniosamente, acompañadas con las risas de los niños, estar en ese lugar era lo ideal para todos, lo que era algo fuera de lo común ya que normalmente llovía en esos tiempos debido a la estación que se presenciaba. Si sin duda alguna era el lugar perfecto para salir al parque....lástima que no todos pensaban así, debido a que en una particular casa se podía presenciar los gritos de los dueños, para los vecinos ya eso era normal en la residencia kisa.





-¡¡ HE DICHO NO Y NO ES NO !! – fue lo último que dijo antes de encerrarse en el baño dejando a los otros dos acompañados con nada más que la derrota




-....mama – fue lo único que pudo decir antes de que se pusiera a llorar




-no te preocupes hijo yo hablare con él,...si? – Hizo una pausa para abrazarlo y continuo – no te preocupes todo saldrá bien te lo prometo - mencionaba seguro y a la vez esperanzado para que su esposo recapacitara



En otro lugar lejos de ahí, era algo parecido, solo que esta no era tan eufórica sino más calmada e incómoda.




-así que te mudaras a esa casucha?... – más que una pregunta era una afirmación –...y se puede saber quién te dio permiso mocoso - esperando una respuesta muy convincente por parte de su hijo




-mama, no es una casucha, solo es algo rustica nada de que molestarse, con un poco de limpieza será más que suficiente – explico con una sincera sonrisa aunque por dentro estaba más que aterrado, la mirada de su madre era muy difícil de sostener y más aún si estaba enojado y dada las circunstancias ese era uno de esos momentos



-ya veo... – fue la único que dijo después invadió el silencio



-eso es genial hijo estoy seguro que tú y shouta-chan serán muy felices haya – interrumpiendo y cortando la densa mirada de su esposo



-en serio?...gracias papa, si ya lo ansió – menciono con una gran sonrisa



-pero...para que viniste hasta aquí para decírnoslo, podías haberlo hecho por teléfono, kou – pregunto por la actitud que tomo su primogénito



-ah! bueno porque, vine a pedirles a que fueran con nosotros a ver la casa que compraremos – trato de explicar con simpleza



-uhm...eso quiere decir que shouta-chan también llevara a sus padres verdad? – menciono sin pensar



-así es – soltó sin mas



- ¡¡ENTONCES ES UN NO !! – grito dando así terminada la conversación de ellos dos



-eh!? Por qué no? no quieres venir mama – decía cabizbajo, haciendo que miyagi viera con reproche a shinobu, el cual solo volteo la mirada aun molesto



-shinobu... – quiso tratar de hacerle entender pero fue interrumpido otra vez


-por qué mama, acaso odias a shouta!? – no pudo evitar sentirse enfadado por la forma de ser de su madre


-kou.. -


-no es eso... – levantándose de donde estaba y dirigiéndose a su habitación – no odio a shouta...-


-entonces por qué no quieres venir!? -


-por sus padres – fue lo único que dijo para darse por escuchado un portazo


-mama... – menciono cabizbajo el más joven de la casa



avatar
crozeRRia

Mensajes : 2
Escritos : 4
Fecha de inscripción : 10/04/2013
Tipo de Usuario :
  • Lector
  • Escritor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: olvidando lo mas importante

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.